URDAIBAI

Urdaibai

La Reserva de la Biosfera de Urdaibai ocupa una superficie de 230 km², el 10% del territorio de Bizkaia y está formada por el estuario de Urdaibai en la desembocadura del río Oka, que pasa por villas como la de Gernika. Merece la pena contemplar su gran extensión desde arriba, por ejemplo desde el mirador del monte Oiz, estupendo con sus 1.036 m de altura, para hacerse una idea de su belleza y dimensiones. O desde San Miguel de Ereñozar o San Pedro de Atxarre, ambos lugares donde dicen que se ven las mejores panorámicas de la reserva. O, para los amantes de lo fantástico, atreverse con el "Balcón de Bizkaia" (Mendata), situado en la ladera del Oiz, bajo la cumbre de Astogana. Una imagen de la Virgen protege a los valientes ya que se cuenta que en este lugar era donde se reunían las brujas para sus akelarres. Sin duda, las brujas tenían muy buen gusto y las mejores vistas.

Urdaibai. Reserva de la Biosfera

Leyendas aparte, lo cierto es que Urdaibai posee una gran riqueza ecológica lo convierte en un sitio único. Conocido también como el estuario de Mundaka o de Gernika, se trata del humedal más importante de Euskadi y es una joya para los amantes de la ornitología. De hecho, es una Zona Especial de Protección para las Aves desde 1994. Más de 200 especies transitan por la zona en sus migraciones, algunas tan poco comunes a su paso por el resto de la Península como la barnacla carinegra, el cisne cantor, el pato havelda o el eider. Y en la isla de Izaro, la de mayor tamaño de la Costa Vasca, anida la colonia de aves marina más importante. No se permite el acceso libre pero sí hay barcos que realizan recorridos para conocerla y también de avistamiento de cetáceos, otra de las actividades más impresionantes de la zona.

Urdaibai

Urdaibai cuenta además con doce playas de personalidades muy diferentes y para todos los gustos, desde grandes arenales como Laida o Laga, a pequeñas calas en los acantilados como las de Antzoras o Lapatza. La de Mundaka es la más conocida internacionalmente de todas ellas por ser la playa de los y las surfistas, donde su mítica ola izquierda hace que se concentre un buen número de amantes de deporte de todo el mundo que la dotan de un ambiente muy animado. En los alrededores de Urdaibai se encuentra también San Juan de Gaztelugatxe y la villa de Gernika, donde contemplar el simbólico árbol y la Casa de Juntas de Gernika; una visita más que recomendable, como también lo es conocer el Biotopo Protegido de Gaztelugatxe, que abarca el tramo de la costa vizcaína comprendido entre las cercanías de Bakio al oeste y el cabo de Matxitxako, lugar donde descubrir las comunidades de especies que lo pueblan, como el paiño común, el ave marina más pequeña de Europa.

Pájaros

Ubicado en plena Reserva de la Biosfera de Urdaibai, Urdaibai Bird Center es un centro dedicado a la investigación y divulgación científica de las aves, sus migraciones y sus hábitats. Desde los observatorios de la marisma los visitantes son testigos de los proyectos en los que están trabajando los investigadores. Está gestionado por la Sociedad de Ciencias Aranzadi y entre sus instalaciones destacan las salas con módulos audiovisuales (el Aula de divulgación de la meteorología de Euskalmet y el módulo de divulgación científica), tres miradores, una sala de conferencias o la zona de acogida, donde los visitantes encontrarán un mapa que sitúa Urdaibai dentro de la Ruta del Atlántico Este.

Mundaka

¿Un consejo? Visitar la cueva de Santimamiñe, el yacimiento prehistórico más importante de Bizkaia, el poblado romano de Forua y por supuesto el Bosque de Oma, obra artística del pintor y escultor vasco Agustín Ibarrola, donde los pinos pintados cambian de forma según desde donde se les mire. Una vez más, te atrapa la sensación de estar inmerso en un cuento mágico.