PREHISTORIA

CUEVAS: SANTIMAMIÑE, POZALAGUA, ARRIKRUTZ Y EKAINBERRI

La cara menos abierta pero no por ello menos conocida de Euskadi se encuentra en sus entrañas y se remonta cientos de miles de años en la historia. Santimamiñe, Pozalagua, Arrikrutz y Ekainberri son los nombres de las cuatro más famosas y visitadas. Antes de nada, un consejo, conviene reservar las visitas con antelación porque están muy solicitadas dada su importancia histórica y su excelente grado de conservación.

Pinturas rupestres en Ekain

De las grutas rupestres de Ekain, situadas en el municipio guipuzcoano de Deba, dice el prestigioso etnólogo y arqueólogo André Leroi-Gourham que poseen el conjunto de caballos más perfecto de todo el arte cuaternario. Es Patrimonio Mundial de la Humanidad de la UNESCO. Por su importancia y sobre todo por su fragilidad, ha sido necesario construir Ekainberri, una réplica para que se pueda ver. Este es uno los principales santuarios prehistóricos europeos y realmente la belleza de las pinturas deja la boca abierta y te hace retrotraerte en los tiempos.

Cueva de Arrikrutz

La cueva de Arrikrutz, por su parte, se abrió al público en 2007. Situada cerca del Santuario de Arantzazu, bajo el macizo de Aizkorri, es una de las cuevas del complejo kárstico Gesaltza-Arrikrutz, de 14 kilómetros de galerías subterráneas. En la visita se descienden 55 metros a las entrañas de la tierra, hasta llegar a la galería 53 donde la visión del río subterráneo Aldaola provoca una inexplicable emoción. Además, se pueden ver las grandes estalactitas y hallazgos como el esqueleto completo de un león de las cavernas. Será una visita mágica para mayores y niños.

Pinturas rupestres en Santimamiñe

En pleno corazón de Bizkaia se halla la cueva de Santimamiñe que posee pinturas rupestres de hasta 14.000 años de antigüedad entre las que se distinguen claramente las figuras de bisontes, caballos y osos. Además en ellas hay un gran número de formaciones de estalagmitas y estalactitas.

Cueva de Pozalagua

Por último, en el extremo izquierdo de Bizkaia se halla la cueva de Pozalagua. En su interior se encuentra la mayor concentración del mundo de estalactitas excéntricas, o sea, las que desafían a la gravedad creando imposibles formas en el aire que dejan boquiabierto. Esta cueva tiene 125 metros de extensión y cuatro simas espectaculares de 40 metros de profundidad.