INSTRUMENTOS MUSICALES

TXISTU

El Txistu es una flauta recta de tres agujeros con una gran personalidad por su brillante sonido que ha ido madurando desde el siglo XVI. Por la forma de afinarla, se puede decir que su riqueza de sonidos es infinita, ya que cada txistulari genera un mundo propio de sonidos muy personales. Los primeros txistus estaban fabricados con huesos de ave. En el siglo XVIII, algunos nobles vascos con ideas de la Ilustración impulsaron su evolución hasta conseguir emitir una gama de dos octavas correctamente afinadas. Hoy, es uno de los instrumentos más populares y admirados, que vive un continuo apogeo y se puede escuchar en cualquier rincón de Euskadi. El gran nivel de ejecución de los txistularis hace que ir al concierto de alguno deba ser uno de los objetivos de quien viaje a Euskadi.

TAMBORIL

El tamboril es similar a un tambor pero de caja más estrecha y alargada. Los que lo tocan suelen llevarlo colgado del brazo izquierdo y lo golpean con una fina vara llamada ziria que llevan en la mano derecha. Solemne y alegre a un mismo tiempo, suele acompañar al txistu como inseparable en un espectáculo que merece la pena ver.

TRIKITIXA

La trikitixa es un acordeón pequeño que se usa desde el siglo XIX. Normalmente se acompaña con una pandereta y a ese dúo se le denomina trikiti. Se toca habitualmente en romerías y fiestas populares.

TXALAPARTA

La txalaparta es un instrumento de percusión tradicional de Euskadi que consta de dos soportes, que pueden ser sillas o bancos, sobre algún material aislante como hojas de maíz o hierba seca. Todo ello es golpeado con cuatro palos, dos cada txalapartari ya que se toca a dúo. Tradicionalmente, se tocaba para celebrar que había llegado el final de los trabajos comunitarios (auzolan) y en las bodas.