COSTA VASCA, EXPERIENCIAS

NAVEGANDO POR EL INTERIOR DE LA RÍA DE URDAIBAI

Urdaibai

El agua azul de la Ría de Urdaibai luce brillante bajo el sol. Hace un día claro y pasear en barco es un placer. Por cierto que para abordar hay que estar siempre 15 minutos antes de la hora de salida, muy importante. A ambos lados se divisan paisajes de ensueño y pequeños pueblos pesqueros. En primer lugar vamos a la isla de Izaro, donde quedan los restos de una antigua ermita franciscana. Además es el lugar que cormoranes y gaviotas han elegido para vivir. Sus graznidos y revuelo conforman una película que impresiona y que se queda grabada en la retina. Sentimos el frescor y el salitre en el rostro, no hay sensación que se pueda comparar. Desde allí ponemos rumbo al acantilado de Ogoño. Vemos los 300 metros de roca caliza alzarse sobre el agua majestuosamente y podemos observar las cuevas que hay en él y que sólo son accesibles por el mar. Después vamos a ver las peculiares casas colgantes del pueblo de Elantxobe. Ya a la vuelta, pasamos por la playa de Laga y dan ganas de detenerse; se trata de una de las más salvajes y bellas de la Costa Vasca. Pero seguimos hasta divisar la entrada a la Ría de Urdaibai con el puerto de Mundaka. Bermeo, parada final, nos acoge tras un viaje de belleza increíble.

RUTA DEL FLYSCH

Flysch

Más de 60 millones de años de Historia están dibujados en los increíbles acantilados del flysch, las rocas sedimentarias que conforman uno de los espectáculos más impresionantes del planeta que se encuentran en el el Geoparque de la Costa Vasca. Desde el mar, en barco, se alzan majestuosas como gigantes pétreos o se extienden como playas de piedra que dibujan en sus ranuras y líneas el paso del tiempo como un libro abierto. Un experto guía nos va explicando los secretos del Geoparque, uno de los mayores santuarios geológicos de la Tierra. El guía lee en las rocas como si hablara un lenguaje mágico, pero se trata de pura ciencia que comparte con quienes nos hemos animado a hacer esta excursión. En las piedras aparece la gran extinción de los dinosaurios, por ejemplo. Mientras navegamos desde Zumaia hasta Mutriku, pasando por Deba, el guía desgrana las tradiciones de estos pueblos marineros y cómo ha influido su forma de vida en la cultura y en la sociedad. Al llegar a Mutriku, atracamos 45 minutos para conocer su puerto y su casco histórico, declarado conjunto monumental. Más historia en sus paredes y sus calles.